Return to site

Regresión de sueño antes de 1 año

· regresión del sueño,bebe,desarrollo infantil,crianza

No todos los bebés experimentan una regresión de sueño (o dos)… Pero a muchos sí que les pasa, y una que es muy común es cuando aprenden a gatear y/o a ponerse de pie. Imagínate verlo todo desde el suelo y de pronto ser capaz de ver las cosas a aproximadamente 70cm más de altura y con un ángulo completamente diferente de visión. Es como descubrir un nuevo mundo, además de ser un gran paso en su desarrollo motor grueso. ¿A ti no te costaría dormir con este “juguete” nuevo?

Regresión con el gateo

Generalmente los bebés empiezan a gatear entre los 8 a 10 meses, esto puede causar una regresión de sueño ya que de repente son capaces de moverse, a donde ellos quieran, sin necesitarte. Y siendo así… ¡Hay mucho que explorar! Así que el sueño pasa al último en su lista de prioridades.

A diferencia de la regresión de sueño de los 4 meses, de la cual hablábamos la semana pasada, que está causada por un cambio en sus ciclos de sueño. Esta regresión se debe por un gran salto en el desarrollo del cerebro de tu bebé.

Esto es lo que nos dicen Ranjt y Plooij, autores del libro: Las Semanas Mágicas: “De cualquier forma, esté gateando o no, tendrá mucho más movilidad al aprender a coordinar sus brazos, piernas y el resto de su cuerpo. Y en la construcción de su aprendizaje por los eventos, es capaz de entender las múltiples relaciones entre las cosas de su alrededor”.

Señales de que tu bebé esta entrando en otra regresión de sueño

Normalmente, la regresión de entre 8 a 10 meses está precedida por uno o varios de estas nuevas habilidades:

  • Apilar
  • Clasificar
  • Se pone de pie (con ayuda de algo)
  • Se sienta
  • Gatear
  • Caminar (sí, algunos lo consiguen desde esta edad)

En cuanto a las señales en su comportamiento que te pueden ayudar a pensar que está en una regresión de sueño están:

  • Más irritable
  • Múltiples despertares nocturnos (especialmente si tu bebé ya dormía la noche del tirón)
  • Resistencia a la siesta o siestas desastre (de esas que no duran nada)
  • Cambios en su apetito

Consejos para ayudarte con esta regresión

  • Recuerda, esto es temporal

Anima a tu bebé a dormir lo más posible, por muchas ganas que tenga de explorar su nueva habilidad estará tan cansado o más que tu. Si pone mucha resistencia a dormir (lo cual es muy común), asegúrate de proveerle de un ambiente que propicie el sueño e intenta seguir su hora de dormir y sus siestas lo más posible.

  • Ofrécele seguridad y mucho tiempo para practicar su nueva habilidad durante el día

Como hace unas líneas decía, la nueva habilidad es como tener un juguete nuevo por lo cual la querrá practicar y practicar… después de todo “la práctica hace al maestro”. Si tu le animas y le das el ambiente para que lo practique durante el día es más probable que por la noche quiera dormir.

  • Cuando está en su cuna a horas de dormir, no des tanta importancia a cuando se ponga de pie, gatee o camine.

Intenta no caer en el “juego” de tumbar a tu bebé constantemente, ya que lo más probable es que se levantará en cuanto tu le hayas acostado. Puedes animarle a volver a acostarse por él mismo sentándote a un lado de su cuna (así querrá estar a la altura de tus ojos) y tocando el colchón mientras dices “Shh, shh, es hora de dormir”.

  • Déjate llevar

Cuando estas tratando con un bebé cansado, irritable que no se quiere dormir, lo que te queda es dejarte llevar. Propicia el mayor sueño posible durante esta etapa de crecimiento como mejor puedas, pero pon atención si se alarga a más de 3 o 4 semanas. Si fuera así, puedes estar creando un nuevo horario de sueño que muy probablemente no quieras conservar.

Si ya habías quitado un hábito para ayudarle a dormir, intenta no caer de nuevo en él y si así fuera recuerda que deberás trabajar en él en cuanto la regresión de sueño pase.

Esta regresión de sueño es probablemente la más larga y frustrante para los papás, ya que puede llegar a durar hasta 6 semanas. Intenta no desanimarte e intenta mantener las cosas con la mayor normalidad posible. Y si después de 6 semanas no regresa a ser quien era, visita a su pediatra para asegurarte que no haya algún problema médico que lo pueda estar causando.

Y si aún así sigue sin dormir bien y quieres que te ayude, escríbeme a: yadormimos@gmail.com.

¡Buenas noches!

(Hoy y siempre)

Tami

Las recomendaciones de este artículo son una adaptación del escrito por Kim West, LCSW-C, The Sleep Lady. www.sleeplady.com

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly