Return to site

Unos consejos de sueño para estas fiestas

· sueño,Consejo,Bebe y niño

¡Ya está la Navidad a la vuelta de la esquina! Muy probablemente será una época en la que ves más a amigos, familia… Quieres verlos antes de que termine el año para desearles lo mejor, o estrenando el nuevo año ¿Por qué no? Quizá te vayas a ir de viaje, o recibas visitas… o simplemente habrá días en que las rutinas y horarios será casi imposible mantenerlos.

Es verdad que hay niños que se adaptan muy fácilmente a los cambios, pero a la mayoría todos estos cambios les afectan de alguna forma en el sueño. Y así es, es una época para disfrutar, pero hay cosas que puedes hacer para ayudarle a que estos cambios les afecten lo menos posible.

Si tu niña o niño duerme bien desde siempre o ya lleva mucho tiempo haciéndolo puede ser que su sueño no se afecte durante las fiestas y que si lo hace puede regresar a dormir bien fácilmente en cuanto las cosas regresen a la normalidad. Pero si tu niña o niño empezó a dormir bien recientemente tiene más probabilidades de que estos cambios le afecten.

Lo ideal sería que si aprendió a dormir hace muy poco y puedes elegir no viajar para mantener las cosas lo más parecidas posible... Pero ya se, los planes ya están hechos y muy probablemente hasta las maletas… Si es así y no lo puedes cambiar, relájate, disfruta lo más que puedas y cuando regreses a casa ten paciencia, en unos cuantos días de regresar a la rutina las cosas regresarán a la normalidad.

Prepárate antes de irte

Ya sea en un hotel o en casa de algún familiar, investiga y preveé el cómo van a dormir. ¿Te pueden prestar o llevar tu una cuna?, podrías improvisar una habitación para el bebé en el “walk-in closet” de la casa de la abuela?

También es buena idea contarle a tu familia sobre los horarios de tu niña o niño, para que no vean mal que le lleves a hacer la siesta justo después de comer.

Si vas a cambiar de zona horaria, lo mejor es adoptar el nuevo horario cuanto antes y utilizar siestas para llegar mejor a la hora de sueño. Por ejemplo, despertarle a la hora que habitualmente se despierta con la hora del lugar en el que estén.

Mantén la constancia

Intenta tener una base, en vez de ir de casa en casa, elije una para todo el tiempo que vayas a estar fuera. Si te preocupa que esto pueda molestar a tu familia, asegúrales que en las próximas vacaciones su casa será el sitio base o busca un punto neutro como un hotel.

Recuerda llevar contigo, lo que en casa necesita para dormir: su lámpara de noche, máquina de ruido blanco, su manta, su muñeco, etc. Estas cosas pueden ayudarle bastante a que sienta un ambiente más familiar en un nuevo espacio para ella o él. Inclusive, a los bebés, el olor a las sábanas de casa puede ayudarles a relajarse más rápido.

Intenta mantener la rutina del día a día mientras viajas. Aunque no es lo ideal tener siestas en movimiento, es mejor eso a que no haya siestas, así que puedes dejar el momento de coche para su hora de la siesta, por ejemplo. Seguir sus horarios de siestas, ir a dormir y comidas también sería lo ideal, cuando menos la mayoría de los días.

Se flexible

Lo sé, decir esto es lo contrario al punto anterior, realmente es cuestión de encontrar un balance, en la vida siempre pasan cosas y lo mejor es aprender a llevarlas lo mejor posible para el beneficio de todos.

Tal vez tengas varios compromisos en los que no pueda hacer la siesta o se duerma más tarde, si haces esto todos los días lo más probable será que al final nadie se lo pase bien (un niño mal dormido es generalmente un niño que está más irritable y eso genera un ambiente tenso). Por esto si un día se fue a dormir más tarde intenta al día siguiente que recupere sueño… Piénsalo como cuando sigues un régimen para bajar de peso: si cuando ya estás en tu peso te dedicas a comer todo lo que no podías, lo más seguro es que vuelvas a subir; pero si un día te excedes un poquito y al día siguiente regresas a tu alimentación balanceada las cosas no irán a mayores.

Si a donde van no hay cama/cuna extra y deben dormir todos en la misma cama (y eso es diferente a la situación normal en casa) , cuéntaselo, dile que cuando estén “en casa de la abuela” dormirán todos juntos porque no hay cuna para ella/el, pero que regresando a casa las cosas regresarán a la normalidad. Igualmente, al estar en un espacio nuevo es muy probable que necesite más de tu ayuda y acompañamiento para poder conciliar el sueño… si así fuera hazlo pero intenta no caer en regresar a alguna de las ayudas/muletas de sueño que te costó trabajo quitar.

Prepara la recuperación

Aunque hicieras todo lo anterior, el regresar a casa puede traer una pequeña regresión de sueño. No te preocupes, entra dentro de la normalidad. Pero sí ocúpate en que las cosas vuelvan a como estaban antes (siestas, hora de ir adormir, espacio donde dormir)

Deseo disfrutes al máximo estas fechas y que sea como sea logren dormir lo mejor posible.

Y si antes de las fiestas y durante las fiestas no ha dormido bien, ¡Puedo ayudarte! Escríbeme a yadormimos@gmail.com

¡Buenas noches!

(Hoy y siempre)

Tami

Las recomendaciones de este artículo son una adaptación del escrito por Kim West, LCSW-C, The Sleep Lady. www.sleeplady.com

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly