Return to site

La siesta en los adultos ¿Lujo o necesidad?

· Sueño,Mamá,Papá,Consejo

Recuerdo cuando de chiquita mi mamá me decía “vamos a jugar a ver quien se duerme más rápido”… siempre era yo quien perdía, no me gustaba dormir la siesta (por lo menos hasta donde me acuerdo)… Pero reconozco que las cosas han cambiado, ¡ahora entiendo a mi mamá!

Es común que los comercios cierren para comer 2 horas, así podrían comer y dormir una siesta… ¿Si? ¿De verdad? ¿No quedamos en la publicación pasada que los niños dejaban de necesitar la siesta a los 3 – 4 años? ¿Pues que creen? Que los últimos estudios han demostrado el gran valor de la siesta para ti: mamá y papá. Y si hacer una siesta se te complica, con tener mínimo 10 minutos de descanso horizontal ya tienes grandes beneficios. ¡Mira!

Incremento en la paciencia

Un estudio del sueño por la Universidad de Michigan demostró que hacer una siesta a medio día ayuda a disminuir la frustración y la impulsividad al realizar una actividad difícil.

Y seamos realistas, al ejercer como mamá o papá ¿quién no se ha enfrentado a situaciones en que la paciencia es quien puede resolverlo todo? Y otra cosa que es muy cierta, nosotros como humanos nos aburriríamos si viviéramos todo el tiempo dentro de nuestra zona de confort… ¡Vamos! Intenta hacer de la siesta o descanso de medio día un hábito y veras que obtendrás el enfoque extra que necesitas para vencer ese reto ya sea en casa o en el trabajo.

Menos impulsividad

En el estudio antes mencionado, también se vio que quienes habían hecho una siesta de 60 minutos eran mucho menos impulsivos.

Así que es probable que si te has propuesto bajar esos pequeños kilitos de más y no lo logras, es quizá porque te falta tu siesta y te gana el impulso de agarrar esa super galleta de chocolate por la tarde. Pero si haces una siesta, o cuando menos te acuestas por 10 minutos, tendrás ese pequeño extra de control para lograrlo, o quizá para ser más consciente de lo que dices cuando tu pequeño agarra el jabón para hacer una pista de patinaje en la cocina.

Incremento en el estado de Alerta

Un estudio realizado por la NASA, rebeló que una siesta de 40 minutos ayudaba a mantener a sus pilotos mucho más alerta tras la fatiga de las 24 horas de estar pendientes, aunque tengan sus horas de dormir "por la noche" ¿te suena familiar?.

Si eres mamá de un recién nacido (y a veces no tan recién) es muy probable que sepas el término “estar operativa por 24 horas”… Si le sirve a los astronautas ¡seguro que te sirve a ti!

Disminuye la presión sanguínea

Y esto es porque al parar por un momento lo que hacemos, nos ayuda a bajar los niveles de estrés… Y aún mejor, los investigadores han visto que el sólo echo de pensar en tomar una siesta puede bajar la presión sanguínea.

 

Otra manera de relajarte podría ser el estirar de manera tranquila, como con yoga por ejemplo, así que aquí tienes una alternativa para algunos días en vez de la siesta.

Mejora de la memoria

¿Te ha pasado alguna vez que por estudiar no has dormido, llegas al examen y tu mente está en blanco? Por el contrario, a quien estudia y procura un buen sueño por la noche le va mucho mejor, ya que el sueño fija la información en el cerebro para el largo plazo.

Hay estudios recientes de investigadores alemanes sobre la siesta y en estos obtuvieron que quienes hacían una siesta retenían mucho mejor la información detallada.

La razón de esto es que en el cerebro tenemos una zona llamada Hipocampo, esta es la encargada de fijar la memoria y transfiere las cosas recién aprendidas a la zona en donde se van archivando en la memoria. Y este proceso ocurre durante el sueño.

Más creatividad

Así es, la siesta también mejora la creatividad y la habilidad de imaginar. Así que a la siguiente vez que estés frente a una hoja en blanco y que no seas capaz de crear algo interesante, haz una siesta o recuéstate por unos 10-15 minutos y verás que tu poder de imaginar/crear incrementa.

Menos riesgo de enfermedades cardiacas

Un estudio reciente en Grecia demostró que de los 23 000 adultos analizados, el 30% de los que hacían siesta, tenían menos riesgos en las coronarias. Y los resultados eran mucho mejor para los trabajadores que hacen siesta, aproximadamente un 64% tenían mucho menos probabilidades de sufrir de enfermedades cardiacas que quienes no hacían nada de siesta.

¿Qué tal? ¿Convencida?¿Convencido? ¿Qué tal cuando menos unos 10 minutos de recostarte a mitad del día? Claro que si te puedes dar el lujo de más, ¡adelante!

Y recuerda que si necesitas mucha siesta porque por la noche no tienes un sueño de calidad a causa de que alguno de tus hijos no duerme bien, ¡Puedo ayudarte! Escríbeme a yadormimos@gmail.com

¡Buenas noches!

(Hoy y siempre)

Las recomendaciones de este artículo son una adaptación del escrito por Kim West, LCSW-C, The Sleep Lady. www.sleeplady.com

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly