Return to site

De cuna a cama... ¡un gran paso!

¿Cómo y cuando darlo?

· Bebe y niño,Consejo

Esta semana mi hija, la pequeña de dos años y dos meses, aprendió a salirse de su cuna y como toda nueva habilidad no deja de practicarlo...¡aaayy!... la semana pasada, una mamá me escribió que su hijo que ya duerme bien toda la noche, ha aprendido a salirse también de su cuna… así que en honor a ellos aquí va esta publicación. Bueno, debo decir que después de unos días la pequeña va entendiendo que aunque se pueda salir, la noche es para descansar... así que ahí vamos...

Es probable que si tu hijo no duerme bien por la noche, pienses que cambiarlo de su cuna a una cama sea un recurso más para solucionarlo y en la mayoría de los casos si aún no está preparado puede resultar contraproducente, ya que los niños que pasan a una cama siendo muy pequeños pueden experimentar más interrupciones en su sueño, dificultad a la hora de ir a dormir y rabietas. También es importante considerar el factor de seguridad, yo me preocuparía mucho de tener a un pequeño de 20 meses abriendo cajones, desenchufando lámparas y haciendo todas esas cosas de gran riesgo que no sé ni como se les ocurren, ¡pero se les ocurren!

Aún cuando sabe salirse de su cuna, mi recomendación es esperar a los dos años y medio o mejor cercanos a los tres para hacer el cambio, ya que es cuando tienen las habilidades cognitivas y verbales para entender las reglas de la cama de mayores, además de un mejor control de sus impulsos.

Los niños pequeños que pasan a una cama de mayores no necesariamente entienden que deben quedarse ahí toda la noche en vez de “ir de fiesta” por casa. También pueden perder esa sensación de seguridad y refugio que la cuna les da.

Si la transición la quieres hacer porque tiene un hermano pequeño que ahora necesita la cuna, trata de evitarlo si es menor a los dos años y medio, ya que será difícil explicarle que no necesitas compañía para atender al bebé en sus despertares nocturnos.

Pero, ¿y qué hago si se sale de su cuna? Probablemente te preguntarás… Pues si la cuna lo permite baja el colchón. Protege el suelo cerca de la cuna por si acaso logra salirse no se haga daño. Quita juguetes grandes, peluches, etc. de la cuna que le puedan servir de escalón. Y si aún así se sale, regrésalo a su cuna con la mínima interacción posible y sólo di: “no trepar”. Se firme pero no le grites, trata de quedarte fuera de su cuarto fuera de su vista pero que puedas verlo, cuando empiece a subir su pierna repite “no trepar”. Recuerda, firme sin gritar y continua poniéndolo en su cuna si es necesario.

Algunos niños empiezan a hablar de la “cama de mayores” después de ver a sus primos o amigos durmiendo en cama de mayores. Si pueden articularlo, es una buena señal de que tienen la habilidad verbal de entender las reglas de la cama de mayores.

Así que si este es el caso, ¿cómo hago el cambio? Será la siguiente pregunta que te estarás haciendo, ¿No? Bueno, pues ya que esto es un nuevo paso hay que darle importancia, además esta será su cama por unos cuantos años así que pueden empezar por ir juntos a comprar sus nuevas sábanas. Inclúyelo en el proceso, si te puede “ayudar” a armar la nueva cama, poner las nuevas sábanas, elegir los peluches con los que va a dormir, etc. Sería ideal, si necesitas quitar la cuna de su habitación para poner la nueva cama, hazlo en la misma posición en la que estaba su cuna. Si lo vas a cambiar de habitación estaría muy bien que la decoraran, pasaran tiempo juntos ahí y hablaras sobre el cambio unas dos semanas antes de hacerlo. Sería muy bueno si puede dormir algunas siestas ahí. Intenta poner la cama en la misma posición que su cuna, en su antigua habitación, tomando la puerta como referencia. A muchos niños les gusta tener la cama en la esquina con una barrera en el otro lado.

Y ahora sí, ya que todas sus cosas estén en su nueva habitación, puedes elegir “La gran fecha del cambio”. Recuerda ser paciente esto es un cambio y necesitará tiempo para adaptarse.

Muy importante, haz que su cuarto sea completamente seguro, ya que podrá salir de su cama y estar sin ninguna supervisión. Usa la barrera para evitar que se caiga y recuérdale que con este privilegio vienen reglas: En su primera noche en su nueva cama, explícale lo importante de quedarse ahí toda la noche hasta la mañana siguiente, ya que así como cuando estaba en su cuna, la hora de dormir es para dormir, en cama sigue siendo igual. Recuérdale que antes de irte tu a dormir le irás a ver y las primeras noches quédate cerca de su habitación. Si se llegara a salir, rápida y silenciosamente regrésale a su cama, arrópale y recuérdale que debe quedarse ahí a dormir toda la noche.

Este artículo está dedicado sobre todo a niños que ya saben conciliar el sueño por ellos mismos… si aún no sabe hacerlo y necesitas ayuda, ¡escríbeme y con mucho gusto te ayudo a guiarlo para que aprenda! yadormimos@gmail.com

Y como siempre, recuerda que cada niño es único por lo cual es muy importante estar atenta a las señales que te da. Lo que te resultó con uno, no necesariamente te tiene que funcionar con su hermano o hermana. Lo esencial es tener reglas claras y constancia,  ¡mezclado con mucho amor, besos y abrazos!!!

¡Buenas noches! (Hoy y siempre)

Las recomendaciones de este artículo son una adaptación del escrito por Kim West, LCSW-C, The Sleep Lady. www.sleeplady.com

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly