Return to site

Consejos de sueño para el verano

¡El verano ya está aquí!!! Pero hay que seguir durmiendo bien ¿no? De esta forma podremos disfrutar mejor del día. Así que aquí te dejo estos consejos con los que además me despido por ahora:

¿Sabías que la temperatura ideal para dormir está entre los 20º- 22º? Y es que a veces hasta tener el aire acondicionado trabajando a tope, no es suficiente para promover un buen sueño. Pero hay algunas cosas que puedes hacer en estos largos días de verano, ¡aquí va!

Ventilador

Aunque tengas aire acondicionado, el ventilador ayudará a que haya una distribución más uniforme de este aire fresco.

Ropa de cama

Cuando empieza el calor afuera lo mejor es quitar de la cuna cobijas y elementos que puedan mantener a tu bebé caliente. Si tu niño es de los que no pueden dormir destapados cámbialo por algo más ligero de algodón o baja el aire un poco al dormir para que esté más cómodo.

Muchos de los pequeños usan sábanas o cubre colchones impermeables, esto puede darles mucho calor, así que asegúrate de haber cambiado las sábanas de franela por unas de algodón más fresco y busca colchonetas de verano (de las que respiran mejor) para ayudarles a mantenerse más frescos por la noche.

Pijamas

Dependiendo de si tienes aire acondicionado o no, quizá sea más apropiado que tu niño duerma con camiseta de manga corta y pañal, o con pantalones. Pero es importante que seas consciente de esto para vestirle de la manera más adecuada según la temperatura.

Maquina de ruido blanco

Lo sé, es difícil que tu bebé duerma cuando hay una “fiesta” ahí afuera, o simplemente vecinos/hermanos mayores que están despiertos hasta más tarde, por lo cual el tener una máquina de ruido blanco que bloquee estos sonidos podría ayudarte. Un ventilador en velocidad baja también puede hacer el trabajo.

Evita la luz del sol cerca de las horas de dormir

¿Sabias que la luz del sol puede evitar que tu cuerpo produzca melatonina? La melatonina es la hormona responsable de inducirnos al sueño. Recuerda el uso de gafas de sol por la tarde y pasa tiempo en el interior, fuera del sol, antes de ir a dormir ya que le lleva a nuestro cuerpo unas cuantas horas el producir los niveles óptimos de melatonina para una noche de buen descanso.

Si estos días de verano no han afectado aún los patrones de sueño de tu bebé, los días más largos pueden empezar a influir en su ritmo circadiano. Considera obscurecer tu casa una hora antes de llevarle a dormir, esto lo ayudará a relajarse y dormir más fácilmente.

Alergias

En el verano las alergias pueden causar estragos en quien las sufre.

Las alergias pueden ser causantes de una falta de sueño y a su vez la falta de sueño puede hacer que seamos más propensos a tener alergia; esto es un circulo vicioso que puedes ayudar a mitigar con los siguientes consejos:

-Baña a tu niño con mayor frecuencia: El agua ayudará a remover el polen (un alérgeno común) de su piel y cabello además de evitar que llegue a su cama.

-Cierra las ventanas si hace viento o usa un purificador de aire para ayudar a quitar el polen.

-Aspira con regularidad, sacude y cambia la ropa de cama por lo menos una vez a la semana para ayudar mantener el polen al mínimo.

Y si sospechas que tu niño sufre de alergia consúltalo con su pediatra.

Actividades

Lo se, es muy tentador hacerlo todo en el verano. Pero a los niños les cuesta relajarse cuando tienen una agenda muy apretada durante el día/semana. Intenta limitar las actividades, tiempo de coche y considera tiempo de estar tranquilos, ¡Disfruta de este tiempo también!

Y lo mismo para las siestas, intenta seguir los mismos horarios en la medida de lo posible.

Hidrátense

La deshidratación hace más difícil relajarse por que esto puede llevar a una reducción de melatonina, lo cual afecta el sueño. Para prevenirlo, asegúrate de que tu bebé toma suficientes líquidos, de preferencia agua ya que las bebidas azucaradas y la cafeína (diurético) puede hacer que la situación empeore.

Mucho aire fresco

El aire fresco puede ayudar a tu niño a dormir. Planea pasar tiempo fuera, corriendo, saltando, jugando, en la piscina, o simplemente caminando cada día. Recuerda utilizar un sombrero para protegerle de los rayos UV. Si le ves rojo, recuérdale que se siente, tome agua y descanse por unos minutos.

¿Rutina o no rutina?

Si tu hijo ya duerme bien tal vez estarás muy tentada a dar más libertad en cuanto a horarios… Y claro, es muy tentador con toda la vida que hay hasta tarde. Lo primero que debes pensar es, si se duerme más tarde ¿se está despertando más tarde? Ya que si no lo hace lo que va a pasar es que va a ir acumulando carencia de sueño y… no se si te has fijado pero es muy normal que cuando los niños tienen sueño se ponen muy irritables. ¡Ojo con eso! Los días más largos pueden simplemente hacer que haya más tiempo de rabietas y malos ratos.

Y sobretodo recuerda, las rutinas dan seguridad a los niños, ya que saben lo que va a ocurrir después de. Mi consejo es, si ves que puedes ser un poco más flexible con los horarios, sigue su rutina de antes de dormir y sea como sea procura que se vaya a buena hora a la cama, ya que es la mejor manera de mantener a nuestro reloj interno (ritmo circadiano), el cual se sincroniza con la luz y las rutinas, estable y evitar problemas al dormir y mantenerse dormidos.

Y eso si, procura regresar a sus horarios un par de semanas antes de regresar a los horarios de guarde/cole en septiembre. Créeme, si no lo haces te acordarás de mi el primer día de clases que quieras que despierte a las 8am.

Y recuerda, si quieres que te ayude con el sueño de tus hijos para que toda la familia pueda tener noches de verdadero descanso escríbeme a: yadormimos@gmail.com

¡Nos vemos pronto, que disfrutes del verano!

Tami

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly