Return to site

¡Adiós al biberón!

¿Más que una ayuda para dormir? - Parte 1

· Consejo,bebes y niños,crianza

La semana pasada te hablaba sobre cuando dejar de envolver a tu bebé… hoy te voy a hablar de cuándo y cómo decir adiós al “bibe”. Sobretodo si es uno de los elementos que puede estar afectando el sueño de tu niña o niño. Pregúntate esto:

  • ¿Notas que la utiliza para siestas, hora de dormir y que la necesita para volver a dormirse en los despertares nocturnos? Si es así, lo más probable es que sea una muletilla (ayuda) que necesita para dormir.
  • ¿Te lo pide cuando está de malas o cansada/o? Entonces puede ser que además de una muletilla sea su objeto de apego.

Lo sé… un paso que no parece ser muy bonito, pero si tu niña/o tiene entre 12 y 15 meses es un muy buen momento de decirle adiós al bibe… y si tiene aún más, también… Te digo porqué:

Los niños están más propensos a apegarse a algo entre los 15 a los 18 meses

Esto es porque en esta edad es muy común que exploren a una distancia corta de mamá o papá, te busquen o quieran estar “pegados” si están cansados, enfermos o asustados y si descubre que su bibe le da también ese consuelo tiene una gran probabilidad de convertirse en su objeto de apego. Si vieras que esto sucede, ofrécele otras cosas como un peluche, una mantita o un juguete en vez de su biberón.

Sus dientitos en crecimiento están en riesgo

La leche (y aún más los zumos/jugos) está llena de azúcares que se pegan a los dientes y pueden causar caries. Así que si tu niño/a va caminando de un lado para otro con su biberón, tomando entre comidas y usándolo para dormir… ¡Ojo con sus dientes! Lo ideal es lavarlos antes de la hora de ir a dormir, inclusive, es algo que puedes hacer desde muy bebé pasando una gasita por sus encías. Esto además de limpiar su boca, le ayudará a crear un hábito y acostumbrarse a que hay algo que se mete en su boca para limpiar los dientes.

Afecta su apetito

A partir de los 12 meses ya se considera que los niños necesitan de otros alimentos además de la leche para alimentarse, y si lo primero que hace al despertar es tomarse un súper biberón, lo más normal será que no quiera desayunar nada más o desayune muy poco. Sé que para muchas familias la leche es muy importante como alimento, si este es tu caso, reemplaza el biberón por una taza.

Quitar el biberón elimina una muletilla para dormir

Una de las reglas básicas para dormir bien, es que tu hija/o sepa dormir por ella/el mismo sin necesitar de ayudas extra, además, se considera que en general, a partir del año, los niños ya son capaces de dormir toda la noche sin necesidad de tener su estomago lleno… Lo sé, en un principio puede sonar difícil, pero será muy positivo en el largo plazo.

Pero ¿Cómo quitar el biberón?

  • Consulta a tu pediatra. Si te da luz verde porque no haya alguna circunstancia en especial en cuanto al peso y desarrollo de tu niña/o, ¡Adelante!
  • Introduce una taza. Lo ideal sería introducirla desde los 6-9 meses. Pero si no lo has hecho, ¡ahora es cuando!, quizá tengas que explorar varios tipos hasta encontrar una que le guste: con o sin pajita/popote, azul, verde, con perritos, con princesas…
  • Empieza por quitar el biberón a la hora de la comida. Es esta comida donde quizá menos le importe… así que en vez de servir la leche en biberón dásela en su taza.
  • Después la de la cena. Cuando ya se acostumbró a usar su taza a la hora de la comida, después de unos 4-7 días, cambia el biberón de la cena por su super taza.
  • ¿Ya? Ahora la del desayuno. En vez de ofrecerle el bibe en cuanto se despierta, vayan directamente a la mesa a desayunar (donde podrá encontrar su radiante taza con leche en vez del biberón).
  • Y por último, la de la hora de dormir. Si cena bien, en la mayoría de los casos, no necesitará este biberón extra para dormir la noche completa. Y si no necesita el biberón para conciliar el sueño, podrías eliminar este biberón también ya que se ha acostumbrado a estar sin el en todo el día.

Si, este último paso te parece complicado, lo puedes hacer de forma gradual. Esto es, reduciendo 60ml la cantidad de leche cada dos días… y cuando llegue a los 90ml ofrece una tacita de agua en vez de su biberón en la rutina nocturna. Ten cuidado de que no reemplace su necesidad de biberón con la tacita (cuando tienen boquilla blanda).

Elimina las tentaciones

Deshazte de todos los biberones que haya en casa una vez que tu hija/o ya no lo utiliza (hasta los de “por si acaso” que tengas en la pañalera). Podría ser que lo descubra unos meses después y se le antoje… creo que es más fácil eliminar tentaciones en vez de tener una rabieta por algo que creías que ya estaba olvidado… y también para ti, que después de este proceso de haber pasado por el destete no tengas la tentación de volverlo a utilizar en uno de esos despertares de las 5 de la mañana.

Pero… ¿Y si está muy muy apegada/o?

¡Ah!! Esta será la segunda parte de esta publicación… así que si está muy apegado te hablaré de esto el próximo viernes.

Mientras tanto recuerda que si identificas que el biberón es en efecto algo que necesita para ir a dormir y quieres que te ayude para que corte la asociación con la hora de dormir y logre dormir mejor, ¡puedo ayudarte! Escríbeme a: yadormimos@gmail.com.

¡Buenas noches!

(Hoy y siempre)

Tami

Las recomendaciones de este artículo son una adaptación del escrito por Kim West, LCSW-C, The Sleep Lady. www.sleeplady.com

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly